miércoles, 23 de abril de 2008

EL ARTE VISIBLE















Nuestra querida amiga, la escritora, pedagoga y creadora Isabel Agüera, nos ha hecho el honor de publicar un artículo en su sección del Diario Córdoba.
Lo reproducimos tal cual.

El pintor suizo Paul Klee dice: "El arte no reproduce lo visible. Lo hace visible". Frase que, como anillo al dedo puede aplicarse a la gran labor que, promocionando el arte en sus más variopintas manifestaciones, tiene a gala el IES Averroes de nuestra ciudad. Sí, insólito trabajo, en gran parte desconocido, no obstante su larga trayectoria. "A finales de los 80, un profesor de Dibujo --Paco Vargas-- consideró la necesidad de que el alumnado viera arte en vivo y en directo. Empezó acudiendo a los amigos y con muy pocos medios. Cuando nos incorporamos Antonio Povedano Marrugat y Carmelo López de Arce, lo consideramos como un asunto del Departamento de Dibujo. Nos llamaron Tríptico, precisamente porque los tres nos lo tomamos muy a pecho. Ha tenido sus altibajo. También dejó su impronta Angel Segarra. Los dos últimos directores Antonio Gómez y Joaquín Elvira lo aceptaron como un proyecto del centro. Se cambió a un espacio mayor y, poco a poco, se le ha dotado de una infraestructura digna de la mejor galería de Córdoba". Hasta aquí la copia literal que, como presentación, aparece en el blog de dicha galería pero a esta realidad tengo que añadir la sorpresa que para mí ha resultado ser el descubrimiento de un instituto con más de cien profesores y más de mil alumnos, ubicado en zona, considerada, desde algunos ámbitos, como conflictiva, desde el cual se promueve y promociona el arte a todos los niveles.

Sorpresa y admiración por el trabajo de todos pero en especial por el coordinador, Carmelo López de Arce, artista por naturaleza y profesión que con entrega total mantiene viva la llama de la motivación y entusiasmo de la cual los primeros prendidos, sus alumnos, son ya eficientes colaboradores a los que, desde aquí felicito y admiro. El arte, sin duda, sigue siendo artículo de primera necesidad y hacerlo visible es la gran tarea de la sala Tríptico.